La primera ministra de Australia, Julia Gillard, le pidió hoy al líder libio, Muamar al Gadafi, que se quite de en medio ante el avance de los rebeldes y que rinda cuentas con la justicia.

"Continuamos llamando al coronel Gadafi a que se quite de en medio y, evidentemente, creemos que debería afrontar los cargos que se han presentado en su contra", dijo Gillard en declaraciones a la prensa.

La primera ministra señaló que si bien el régimen no ha caído aún, "por lo que estamos viendo por televisión parece que esto sucederá pronto".

También dijo que Australia, que en junio reconoció al Consejo Nacional de Transición como la autoridad legítima de Libia, continuará dando su apoyo "al pueblo de Libia en lo que queremos ver como su viaje hacia la paz y la democracia".

Mientras, el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, instó hoy a los neozelandeses a abandonar Libia tras saber que siete de sus compatriotas han decidido permanecer en ese país, según la cadena TVNZ.

Key también dijo a los periodistas que el embajador neozelandés en Egipto viajará a Bengasi para "establecer una relación de trabajo con el Consejo Nacional de Transición", por ser "la voz legítima del pueblo libio".

El primer neozelandés dijo que Gadafi puede pelear o poner fin a los enfrentamientos para evitar un mayor derramamiento de sangre.

"Esperamos que elija esto último", dijo Key, que reiteró su apoyo a las acciones de la ONU y la OTAN para proteger a los civiles.