El campocorto dominicano de los Cachorros Starlin Castro no jugó el lunes contra los Bravos de Atlanta luego que el piloto Mike Quade decidió darle un "día de descanso mental" tras su distraída actuación de la noche anterior.

Las cámaras de televisión mostraron cómo Castro no prestaba atención el domingo en su posición en el campo mientras el relevista de los Cachorros James Russell hacía un lanzamiento.

Cuando corría la sexta entrada de la derrota por 6-2 ante los Cardenales de San Luis y Russell lanzaba a Daniel Descalso, Castro pateó un poco de tierra y luego caminó hacia el jardín sin mirar hacia el plato en ningún momento.

"Es un día de descanso mental", dijo Quade en una larga conferencia de prensa en que Castro fue casi el único tema que se tocó.

"Me decepcioné mucho, él lo sabe", agregó. "Veremos cómo va el próximo día, lo llevaremos día a día. Tiene que trabajar mucho en lo que se refiere a concentración".

Castro recibió severas críticas del comentarista televisivo Bobby Valentine durante la transmisión de ESPN, pero Quade dijo que mira los partidos sin sonido para no dejarse influir por las opiniones de otros.

El dominicano de 21 años es el líder de imparables de la Liga Nacional. Su piloto aseguró que la edad no es excusa para nada.

"Me sentí muy decepcionado y sorprendido, muy sorprendido por lo que hizo", dijo. "Es algo que le hemos inculcado desde el primer día, la concentración. Honestamente, con el talento que tiene, a veces ése es el desafío más grande".

"No es aceptable, no es bueno", agregó. "El se siente mal, hablé con él y le daremos un día libre".

Castro participó del Juego de Estrellas este año, batea de .308 y se convirtió hace poco en el jugador más joven de los Cachorros en más de 70 años en llegar a 300 imparables.

"Depende de Starlin que logre progresar", dijo Quade. "Tiene un plantel de entrenadores que se preocupa por él. Tiene todo lo que necesita para hacer esto y hacerlo bien".