El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se mostró hoy "alentado" por el resultado del encuentro entre la líder del movimiento democrático en Birmania, Aung San Suu Kyi, y el presidente del país, Thein Sein, y espera más pasos similares encaminados a lograr la reconciliación nacional.

"El secretario general espera que a esa reunión -mantenida el pasado viernes- sigan más pasos que permitan un diálogo continuo de alto nivel centrado en la reconciliación nacional", dijo hoy el portavoz de Ban, Farhan Haq, ante la prensa en la sede central de la ONU en Nueva York.

El portavoz del máximo responsable de Naciones Unidas destacó que tanto Suu Kyi como el presidente birmano hayan expresado "satisfacción" tras una reunión en la que encontraron "coincidencias en asuntos que benefician al pueblo birmano y al país".

"Si estos u otros avances recientes harán avanzar a Birmania depende de cómo las partes eligen trabajar conjuntamente", indicó Haq, al tiempo que destacó que es "un interés nacional" que las partes aprovechen la oportunidad que tienen delante "para extender y aceptar gestos de conciliación".

Para Ban, esos gestos ayudarán a que Birmania consiga "una paz duradera" y vivir "en unidad".

El secretario general de la ONU también pidió una vez más a las autoridades birmanas que liberen a los prisioneros políticos, una acción que tildó de "prioritaria" para que "todos los ciudadanos birmanos sean capaces de contribuir en los avances del país hacia la reconciliación nacional y una transición democrática".

El encuentro entre Suu Kyi y el presidente birmano es el de mayor rango que ha mantenido la líder opositora desde que finalizó su arresto domiciliario en noviembre, y se produjo en la capital del país, donde acudió invitada a participar en una conferencia de reformas económicas.

"Quedé muy satisfecha con el encuentro", dijo sobre el encuentro Suu Kyi, considerada un símbolo de la democracia y quien fue liberada por el anterior régimen el pasado noviembre después de permanecer bajo arresto domiciliario durante siete años y medio.

El comunicado de Ban se produce, además, un día después de que el relator de la ONU Tomás Ojea Quintana iniciara una visita de cinco días a Birmania (Myanmar) para evaluar el respeto a los derechos humanos del nuevo Gobierno civil del país formado por exgenerales.

Quintana prevé entrevistas con varios miembros del Gobierno tras recibir recientemente un visado que le había sido denegado durante más de un año, y también planea verse con Aung San Suu Kyi.