El acuerdo entre Grecia y Finlandia en el que Atenas dio garantías a ese país a cambio de su participación en el plan de ayuda para el segundo rescate no fue aprobado ni consultado con otros miembros de la zona del euro, según el Gobierno alemán.

Así lo aseguró hoy un portavoz oficial durante la conferencia de prensa habitual del Gobierno alemán.

El portavoz añadió que un acuerdo de esa naturaleza no puede cerrarse en detrimento de los restantes miembros de la zona del euro.

Las garantías adicionales para Finlandia ocasionaron desde el comienzo molestias dentro de la coalición del Gobierno alemán y algunos diputados hablaron de un trato discriminatorio de los otros miembros de la UE.

"Veo la discusión sobre condiciones especiales con gran preocupación. Eso no nos ayuda", dijo el portavoz de Finanzas del grupo parlamentario de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de Angela Merkel, Klaus Peter Flosbach.