El chef Ferran Adrià, creador del que durante cuatro años fue el mejor restaurante del mundo, El Bulli, ha ofrecido hoy en Shanghái una conferencia sobre el presente y futuro de la alta cocina mundial, la cual, ha destacado, puede ayudar a educar frente a una de las grandes "plagas" actuales, la obesidad.

En la charla, impartida en el Hotel Meliá de la metrópoli china, Adrià ha calificado la obesidad como uno de los males más importantes que azotan a la humanidad, y ha destacado la aportación en la lucha contra ésta de la vanguardia en la cocina.

El chef que durante más de 10 años mantuvo tres estrellas Michelín en El Bulli ha hablado de sus ya célebres técnicas, desde el uso de nitrógeno líquido a la esferificación, y ha insistido en que la alta cocina tiene mucho que ofrecer para "hacer que la gente lleve una vida más sana y de mejor calidad".

La conferencia de Adrià, quien también dará charlas esta semana en Pekín y Hong Kong, ha contado con la presencia de chefs de diversas nacionalidades, estudiantes chinos de cocina y los más renombrados críticos gastronómicos de la ciudad, un público que ha tratado al catalán como un ídolo al que han pedido autógrafos y fotografías.

Sobre la gastronomía china, una de las más famosas del mundo, ha subrayado que con su importancia y prestigio sería deseable que haya mayores contactos con las cocinas de otros lugares, para un mutuo enriquecimiento, y en ese sentido ha expresado el deseo de que más estudiantes chinos de cocina puedan viajar para formarse en España.

Adrià también ha concedido hoy varias entrevistas a los medios chinos, entre ellos la cadena estatal CCTV, y ha dado un breve paseo por el Bund, el paseo fluvial de aires europeos que domina el centro de la ciudad shanghainesa.