Más de 5.000 niños y adolescentes en Estados Unidos se lesionan cada año al caer de ventanas, indicó un estudio publicado el lunes que sugiere que el problema va más allá de los edificios urbanos.

La investigación encontró que muchos niños se caen de ventanas de primera o segunda planta.

"Esto es más que sólo un problema de las grandes ciudades", dijo el autor Gary Smith, médico del Hospital Infantil Nationwide en Columbus, Ohio.

Beth Harlan, un madre que vive en Galloway, un suburbio al oeste de Columbus, sabe que eso es verdad.

Hace dos años, su hija Sidney Dillon, entonces de 6 años, se cayó de una ventana en el segundo piso de su casa. La niña estaba sentada sobre el alféizar y se inclinó contra el mosquitero de la ventana. Harlan entró al cuarto justo cuando el mosquitero se soltó.

"Subí justo a tiempo para verla caerse de la ventana", dijo Harlan.

Afortunadamente, Sidney cayó sobre un arbusto y aserrín fresco para el diseño de jardines.

"Uno nunca piensa que le pueda ocurrir algo así", advirtió Harlan. "Nunca en un millón de años, cuando abrí la ventana, pensé que mi hija decidiría sentarse en el alféizar".

La hija de Harlan era mayor que los niños que suelen caerse. Los de edad preescolar corren el mayor riesgo y sufren más lesiones en la cabeza que los niños mayores.

"Dos terceras partes de estas heridas ocurren entre niños menores de 5 años. Esta es la edad (en que los niños) se mueven, son curiosos y no reconocen el peligro de caerse de una ventana", dijo Smith.

El estudio, publicado en la revista Pediatrics, es la primera investigación acerca de ese tipo de heridas a nivel nacional. Los investigadores analizaron datos de departamentos de emergencia de 1990 a 2008. Unos 98.415 niños se lesionaron durante ese periodo.

Menos de 1% de los casos fueron mortales, pero los investigadores dijeron que el cálculo probablemente subestimó el número de fallecimientos porque no todos los niños que mueren de sus heridas son llevados al hospital.

El mayor número de heridas ocurre durante los meses del verano en Estados Unidos, cuando se mantienen abiertas las ventanas. De los casos en que se registró la altura, el 94% de las caídas ocurrió desde la primera o segunda planta.

La heridas disminuyeron levemente a lo largo de los 19 años, en un 4%, mayoritariamente entre los niños de menos de cinco años. La tasa promedio anual fue de siete heridas por cada 100.000 niños.

___

En línea:

Academia Norteamericana de Pediatría: http://www.aap.org

Datos de caídas de ventanas: http://injuryresearch.net/windowfallswhatsnew.aspx

___

La periodista especializada en asuntos médicos Carla K. Johnson puede ser contactada por http://www.twitter.com/CarlaKJohnson