Más de 45.000 huelguistas de Verizon, la segunda compañía de telecomunicaciones más grande de Estados Unidos, retornarán el próximo martes al trabajo, tras dos semanas de paro, mientras continúan las negociaciones, anunciaron la empresa y los sindicatos.

La firma había advertido a los huelguistas que si no retornaban al trabajo antes de fin de mes les suspendería ciertos beneficios, como el seguro médico y los subsidios para medicamentos, comprendidos en el convenio colectivo.

Verizon ya dejó de hacer contribuciones al fondo de pensiones de los trabajadores el 6 de agosto, cuando expiró el contrato anterior.

Los empleados representados por Communications Workers of America e International Brotherhood of Electrical Workers iniciaron la huelga el 7 de agosto pasado, después que no llegaron a un acuerdo para un nuevo convenio colectivo.

La empresa, que argumenta que encara pérdidas en sus servicios de telefonía por línea, quiere que los trabajadores hagan una contribución mayor para cubrir el costo del plan médico.

Los sindicatos sostienen que Verizon tiene ganancias en sus operaciones combinadas y que las compensaciones que perciben sus ejecutivos son jugosas.

Un comunicado emitido anoche por los sindicatos señaló que los gremios llegaron a un acuerdo con Verizon "acerca de cómo proseguirán las negociaciones".

"Quedan por discutir los problemas principales pero, en términos generales, los asuntos están ahora más definidos y enfocados", añadió el comunicado.