El huracán Irene cobró más fuerza el lunes mientras se dirige hacia la costa estadounidense después de dejar una estela de destrucción en el Caribe.

Los meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos en Miami informaron la noche del lunes que Irene alcanzó la categoría 2 — en la escala internacional ascendente de cinco niveles — al registrar vientos máximos sostenidos de 155 kilómetros por hora (poco menos de 100 millas por hora). La fuerza de los vientos fue medida con un avión cazahuracanes, indicaron.

El meteoro golpeó a Puerto Rico con intensos vientos y aguaceros. Se encuentra al norte de la República Dominicana sobre una ruta que podría llevarlo al sureste de Estados Unidos como un gran tormenta para el fin de semana.

Irene, el primer huracán en la temporada del Atlántico, podría fortalecerse más y llegar a la categoría 3 con vientos de 185 kph (115 mph) sobre las Bahamas el jueves.

Con esa fuerza podría dirigirse hacia la costa estadounidense, donde podría tocar tierra en Florida, Georgia o Carolina del Sur.