El político francés Dominique Strauss-Kahn iniciará este lunes una semana clave para su futuro, en la que un juez debe decidir si abre juicio en su contra o bien desecha la causa abierta en Nueva York después de que una mujer lo acusara el pasado mayo de agresión sexual.

El exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional debe acudir el martes a los tribunales de Manhattan, donde el juez Michael Obus se espera que comunique su decisión, pero podría recibir buenas noticias incluso antes, ya que este lunes la Fiscalía celebrará una reunión con Nafissatou Diallo, su demandante.

La mujer fue citada a las 19.00 GMT del lunes para "explicarle lo que la Fiscalía anticipa que pasará en la corte al día siguiente", según la carta que la oficina que dirige el fiscal Cyrus Vance envió a los abogados de esta inmigrante guineana y a la que hoy Efe tuvo acceso.

La misiva, de dos párrafos, emplaza a la mujer a una reunión "cuyo fecha y hora no podrá modificarse" y en la que sus abogados temen que la Fiscalía comunique su decisión de pedir al juez que deseche la causa contra DSK -como conoce la prensa al político francés-, según explicó el sábado el letrado Kenneth Thompson al diario The New York Times.

La reunión es "un claro indicio de que los fiscales pedirán que un juez deseche algunos o todos los cargos en la próxima audiencia que es el martes", señaló Thompson, para quien, si no fueran a desechar los cargos, "no habría necesidad" de reunirse con su clienta".

"Bastaría con que vayan al tribunal al día siguiente y digan 'vamos a proceder con el caso'", añadió al diario neoyorquino el letrado que defiende a Diallo, la empleada de un lujoso hotel de Nueva York que denunció a Strauss-Kahn hace unos meses por presuntamente haberla forzado a actos sexuales cuando ella entró en la habitación que el político y economista ocupaba para hacer la limpieza.

Strauss-Kahn fue detenido el 14 de mayo en el aeropuerto neoyorquino John F. Kennedy, cuando ya estaba sentado en un avión para ir a París, y está desde el primero de julio en libertad condicional sin fianza después de que la Fiscalía encontrara elementos que erosionaban la credibilidad de la denuncia de Diallo.

Los fiscales reconocieron sus dudas sobre la versión de Diallo, viuda y madre de una adolescente, después de que descubrieran que mintió en su petición de asilo a Estados Unidos y de que encontraran una conversación telefónica en la que preguntaba a un conocido encarcelado "cómo podría conseguir dinero acusando" a DSK.

La mujer se reunió por última vez con la Fiscalía de Manhattan el pasado 27 de julio, cuando volvió a defender su versión de los hechos ocurridos en la habitación del hotel donde trabajaba.

Diallo insistió entonces en que Strauss-Kahn la violó y después también presentó contra él una demanda civil en la que exige una cantidad indeterminada de dinero por el daño psicológico que le supuso la agresión sexual.

Además, la Fiscalía investiga si el abogado de la mujer que denunció por agresión sexual a Dominique Strauss-Kahn ofreció a la defensa del político francés llegar a un acuerdo civil fuera de los tribunales cuando empezó a dudarse de la credibilidad de la demandante, según informó esta semana The Wall Street Journal.

Las dudas que tiene la Fiscalía sobre la víctima podrían hacer inviable que el juez Obus abriera un juicio contra DSK, pese a que los médicos que trataron a Diallo el día de los supuestos hechos hayan determinado que la mujer fue violada, según un informe médico cuyo contenido reveló esta semana el semanario francés "L'Express".

Sin embargo, todas las posibilidades -incluso la de un posible acuerdo extrajudicial entre las partes- están todavía sobre la mesa hasta el martes, cuando DSK conocerá cuál será su futuro con la justicia estadounidense.