El presidente de Chile, Sebastián Piñera, sostuvo que comparte la "esencia" de las demandas de los estudiantes, movilizados desde hace tres meses para exigir mejoras en la educación, aunque consideró que "muchas veces piensan solo en sus propias necesidades".

"Quiero recordarles a los estudiantes que sin duda son muy importantes en la sociedad chilena, pero hay otros sectores muy importantes que también tienen necesidades y urgencias", dijo Piñera en una entrevista que difunde hoy el diario El Mercurio.

"Los estudiantes muchas veces piensan solo en sus propias necesidades, que son legítimas, pero que no son las únicas", agregó el gobernante.

El estudiantado chileno inició las movilizaciones a mediados de mayo para exigir que el Gobierno central vuelva a administrar la educación primaria y secundaria, que se prohíba a las instituciones privadas lucrarse con la educación y que se garantice en la Constitución el derecho a una educación pública, gratuita y de calidad

Piñera reiteró la disposición del Gobierno a dialogar "directamente" con los estudiantes, aunque advirtió que no renunciará al "derecho y obligación de gobernar, siempre pensando en el bien común de todos".

El Ejecutivo, señaló Piñera, comparte "la esencia y el alma" de los planteamientos del movimiento estudiantil para "dar un gigantesco salto adelante en materia de calidad de la educación".

En ese sentido, defendió la necesidad de reforzar las universidades públicas, aunque defendió la "innovación y el emprendimiento" que han aportado las instituciones privadas.

El presidente sostuvo que los episodios de violencia que han protagonizado grupos de encapuchados en las manifestaciones convocadas por los estudiantes tienen "motivaciones mucho menos sanas y transparentes" que mejorar el sistema educativo.

"Hemos detectado todo tipo de correlaciones con grupos extranjeros que están contribuyendo a generar este clima de violencia y desestabilización", dijo Piñera, sin especificar a qué grupos se refería.

En las últimas semanas la popularidad del mandatario chileno ha caído hasta mínimos históricos, afectada por protestas sociales de diversa índole.

Piñera, que le quitó hierro a los resultados de las encuestas, consideró que hay una "nueva ciudadanía más consciente de sus derechos" que es "mucho más exigente" con su Gobierno que con los anteriores.

"Los movimientos sociales piden muchas cosas. Da la impresión de que quieren que los problemas que se arrastran por décadas se resuelvan todos aquí y ahora, para todos y en forma absoluta", comentó.