Noruega recuerda hoy a las víctimas de los atentados del 22 de julio, en los que murieron 77 personas, con una ceremonia conmemorativa que se celebra en el Oslo Spektrum y que reúne a la Noruega oficial, supervivientes y familiares de los fallecidos.

La ceremonia, que comenzará a las 13.00 GMT y durará alrededor de una hora y 45 minutos, culmina tres jornadas dedicadas a recordar una tragedia nacional.

Será justo un día antes de que se cumpla un mes desde que el fundamentalista cristiano y ultraderechista Anders Behring Breivik hiciera explotar un coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo y luego perpetrara una matanza en el campamento de las Juventudes Laboristas en la isla de Utøya, 40 kilómetros al sur de la capital.

El rey Harald V, que encabezará la representación de la familia real al completo, y el primer ministro, el laborista Jens Stoltenberg, con todo su Gobierno en el recinto, pronunciarán sendos discursos.

Los primeros ministros de los otros países nórdicos, así como los presidentes de Finlandia e Islandia, el príncipe heredero Federico de Dinamarca y la princesa heredera Victoria de Suecia conformarán la representación extranjera de mayor nivel.

Y también han sido invitados miembros de los servicios de salud y de rescate, así como otras personas que participaron en las tareas de ayuda tras los atentados del pasado día 22.

Algunos de los artistas y actores más populares de Noruega, junto con contribuciones de las vecinas Suecia y Dinamarca, interpretarán temas y leerán fragmentos de textos.

Entre ellos figura A-Ha, la banda más internacional en la historia del pop noruego, que volverá a juntarse para la ocasión, pese a que se separó oficialmente en diciembre pasado.

Antes de la ceremonia, Stoltenberg celebrará un almuerzo privado para los familiares de las víctimas del doble atentado, a las que estará dedicada la misa mayor de hoy en la catedral de Oslo.

Aunque no ha sido declarado día de luto nacional, las banderas noruegas ondearán a media asta en las sedes de instituciones públicas de toda el país.

La ceremonia conmemorativa culmina tres jornadas que arrancaron el viernes pasado con la visita a Utøya de los familiares de las víctimas y que continuó ayer con la de los supervivientes de la matanza a la isla.