La declaración del principal sospechoso del asesinato de las dos turistas francesas en la norteña provincia argentina de Salta el mes pasado ha abierto una "puerta grande hacia la clarificación del caso", aseguró hoy Marcelo Báez, portavoz del juez a cargo de la causa.

De forma imprevista, Gustavo Lasi, de 24 años, decidió este viernes romper su silencio y confesar ante el magistrado Martín Pérez que estuvo en la escena del crimen, pero negó haber participado en el asesinato de Cassandre Bouvier, de 29 años, y Houria Moumni, de 24.

Los cadáveres de las jóvenes fueron encontrados el pasado 29 de julio en un sendero de la Quebrada de San Lorenzo, una reserva natural de la periferia de la ciudad de Salta, capital de la provincia homónima, situada unos 1.600 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, aunque una investigación confirmó que fueron asesinadas 13 o 14 días antes del hallazgo de los cadáveres.

"Hay una serie de elementos que involucraban a Gustavo Lasi y esa presión es la que ayer le llevó a declarar. Dio una versión parcial de los hechos. Él reconoce la autoría de los homicidios en (Santos) Vera y (Daniel) Vilte", dos de los detenidos, "pero tampoco dice claramente qué participación tuvo", admitió Báez en declaraciones a la agencia estatal Télam y a radio Mitre.

El albañil Daniel Vilte, de 24 años, está detenido acusado de tener relación con una de las dos armas utilizadas para el asesinato; mientras que a Santos Vera, empleado de seguridad de 37 años, le decomisaron un machete supuestamente compatible con las heridas cortantes halladas en los cadáveres de las francesas.

Aunque muchos medios publicaron hoy que Lasi admitió haber violado a una de las jóvenes, Báez negó que el imputado lo haya confesado.

No obstante, "es evidente que la responsabilidad de Lasi respecto de Moumni es ineludible, es directa", señaló Báez, quien recordó que el acusado "tiene la cámara, el celular, el ADN positivo y tiene también el arma, la carabina semiautomática calibre 22, que es de su propiedad, con la cual mataron a Cassandre Bouvier".

Un informe de la División Criminalística de la Policía de Salta determinó que Bouvier y Moumni fueron acribilladas con esa carabina, aunque en la escena del crimen se encontraron también balas de un revólver que está siendo investigado.

Otra investigación de la Universidad de Buenos Aires divulgada también esta semana indicó que Bouvier fue violada por al menos tres personas antes de ser asesinada, mientras que en el cadáver de Moumni se encontraron muestras genéticas de Lasi.

El tercer punto mencionado por Báez que incrimina al acusado son un móvil y una cámara pertenecientes a las francesas que le fueron decomisadas a María Fernanda Cañizares, la novia de Lasi, también detenida, y que en su declaración ante el juez se declaró inocente y aseguró que su pareja le regaló esos aparatos.

El magistrado dejó anoche en libertad por falta de mérito a dos de los ocho detenidos, imputados por encubrimiento: el aspirante a policía Federico Cañizares, hermano de la novia de Lasi, y Omar Ramos, un guía del paseo turístico San Lorenzo.

Quedan, por lo tanto, seis personas detenidas: Lasi, su novia, su padre, Walter Lasi; Raúl Sarmiento, un jornalero que tiempo atrás cumplió una condena por abuso sexual; y los ya mencionados Daniel Vilte y Santos Vera.

Enrique Lasi, tío de Gustavo Lasi, y Eduardo Sandoval, quienes habían declarado como testigos en la causa, serán indagados el miércoles por el juez Martín Pérez, quien les acusa de encubrimiento.

La Justicia espera además dos informes sobre los rastros de pelos que hallaron en una de las manos de Bouvier y las muestras obtenidas en sus uñas, en las que aparentemente se detectaron huellas de piel de al menos uno de sus atacantes.