Extremistas en la Franja de Gaza aceptaron una tregua con Israel para detener la creciente violencia entre ambas partes desatada por un ataque que cruzó la frontera egipcia, dijo el domingo un funcionario del grupo islamista Hamas.

La violencia también amenazaba las relaciones entre Israel y Egipto, después que tres policías egipcios murieron durante los enfrentamientos fronterizos el jueves. Egipto protestó con firmeza al tiempo que miles de personas se manifestaron en El Cairo, e Israel se disculpó.

El alto funcionario de Hamas precisó que la tregua se logró con la mediación de Egipto y que entrará en vigencia el domingo por la noche. Agregó que las autoridades egipcias le dijeron a los grupos extremistas que Israel solamente cesaría sus ataques aéreos si los palestinos dejaban de disparar primero, y que personal de seguridad de Hamas haría cumplir la tregua.

Un vocero del gobierno israelí no quiso dar declaraciones y no quedó claro si la tregua se materializaría o duraría.

Una serie de cohetes lanzados el domingo desde Gaza hacia el sur de Israel dañaron una escuela vacía y obligaron a miles de israelíes a huir a refugios antiaéreos. Israel respondió con ataques aéreos mientras diplomáticos se esforzaban por limitar la violencia.

Algunos de los esfuerzos diplomáticos se dirigían a limitar el daño de las muertes de los tres policías egipcios. El domingo por la mañana, un enviado israelí llegó al aeropuerto internacional en El Cairo y salió en un convoy de cuatro vehículos que lo esperaban, informaron autoridades del aeropuerto.

El gobierno israelí no quiso revelar la identidad del enviado ni los detalles de su misión. Un segundo enviado, que tampoco fue identificado, arribó más tarde el domingo, según los funcionarios egipcios.

Diplomáticos en El Cairo y Jerusalén dijeron que Estados Unidos, Francia y Alemania están trabajando con los israelíes y los egipcios para poner fin al desacuerdo. Pidieron mantenerse en anonimato con el fin de poder hablar acerca de los esfuerzos en curso.

Mientras tanto, Israel amenazó con intensificar sus represalias si continúan los ataques con cohetes.

El vocero militar, general de brigada Yoav Mordechai, dijo a Radio Israel que el país "no dudará" en ampliar su operación militar de ser necesario.

Grandes operaciones militares israelíes crearían más fricción con el mundo musulmán en un momento en que el presidente palestino Mahmud Abbas se prepara para pedir a las Naciones Unidas que reconozca un estado independiente palestino.