El presidente de la Comisión de Interior del Parlamento alemán (Bundestag), Wolfgang Bosbach, se sumó hoy a las voces disonantes en las filas de la canciller Angela Merkel a la reforma del rescate europeo y advirtió de que no la respaldará en la votación del próximo septiembre.

"Sé que es importante para la coalición contar con una mayoría propia. Pero si no se modifica sustancialmente no podré aprobarla", afirmó Bosbach, en declaraciones al semanario "Focus".

Al rechazo de este representante de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel se sumó el de Franz Schäffler, experto en Finanzas del co-gubernamental Partido Liberal (FDP), quien advierte en ese medio de la oposición a reforma, creciente en sus filas.

El gobierno alemán se propone someter a la aprobación parlamentaria, el próximo 23 de septiembre, la reforma del fondo de rescate europeo (EFSF) según las resoluciones adoptadas en la cumbre del 21 de julio pasado por los líderes de la eurozona.

La aprobación se da por segura, puesto que se prevé cuente con el apoyo de la oposición socialdemócrata, pero Merkel vería cuestionado su liderazgo de no obtener una "mayoría propia" o votos suficientes entre las filas gubernamentales.

La canciller celebrará esta semana varias reuniones -el lunes, con la cúpula de la CDU y el martes con el conjunto del grupo parlamentario conservador- para tratar de dirimir esas disonancias.

Desde las filas de la CDU se ha pedido insistentemente la convocatoria de un congreso extraordinario, previo a la votación parlamentaria, para abordar esa situación.

Las disonancias en la CDU se centran en los recelos a que la reforma genere, de facto, unos mecanismos de transferencias automáticas a los países en dificultades.

Frente a los disensos sobre la reforma del rescate, el equipo de Merkel ha mostrado un rechazo cerrado a la implantación de eurobonos para cerrar la crisis de la deuda.