El comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, considera que la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy no pueden decidir en solitario las fórmulas para sacar a Europa de la crisis.

En una entrevista publicada hoy en la edición digital del diario flamenco "De Standaard", el exministro belga de Exteriores opina que la reunión que mantuvieron Merkel y Sarkozy esta semana no ha resuelto nada y debe interpretarse como una simple puesta en común de sus ideas de cara a las propuestas que harán al resto de líderes europeos.

"Merkel y Sarkozy no han decidido nada esta semana", aseguró De Gucht y recalcó que las recetas del eje franco-alemán no constituyen directamente propuestas europeas.

De Gucht explica que el hecho de que Francia y Alemania quieran armonizar el impuesto de sociedades o establecer un verdadero gobierno económico en la zona del euro no basta para que estas medidas sean aprobadas, ya que requerirían además ajustes profundos en los tratados.

"Sarkozy intenta quizá dar la impresión de que quiere pensar más en Europa, pero lo hace a su manera, que es puramente intergubernamental", sostuvo y afirmó que una de las principales debilidades de Europa en este momento es que todo el mundo se comporta como si hubiera decidido algo.

De Gucht se refirió también a las declaraciones de esta semana del primer presidente de la Comisión Europea e impulsor de la creación del euro, Jacques Delors, quien consideró que la moneda única europea y el propio proyecto comunitario corren un serio peligro de extinción si no se toman medidas urgentes.

"Entiendo que Delors esté preocupado", señaló y consideró que muy pocos de los que conocen y observan Europa no están preocupados.

El comisario estimó que para calmar a los mercados es necesario extender el mensaje de que la UE defenderá el euro a toda costa y además poner orden en los presupuestos nacionales para evitar que se siga gastando por encima de lo que se tiene.