El programa de la Seguridad Social para discapacitados está inundado por solicitudes de apoyo que presentan trabajadores despedidos y de la generación de posguerra, lo que aunado a los problemas financieros del sistema lo está llevando al borde de la insolvencia.

Las solicitudes han subido casi un 50% desde hace más de una década a medida que las personas con discapacidad pierden su empleo y no pueden encontrar otro en una economía que ha perdido casi siete millones de puestos de trabajo.

La estampida en busca de ayuda se suma a una creciente cantidad de solicitantes —muchos de los cuales esperan dos años o más antes de que sean resueltos sus casos— y está empeorando los problemas financieros de un programa que ha estado funcionando en números rojos desde hace años.

Los nuevos cálculos del Congreso dicen que el fondo fiduciario que respalda las prestaciones por discapacidad de la Seguridad Social se quedará sin dinero para 2017, dejando al programa incapaz de pagar prestaciones, a menos que el Congreso tome cartas en el asunto.

Se proyecta que en unas dos décadas más también se agotarán los fondos de jubilación de la Seguridad Social norteamericana, que son mucho más grandes.

La mayor parte de la atención de Washington se ha enfocado en arreglar el sistema de jubilación de la Seguridad Social. Las propuestas han ido desde elevar la edad de retiro a la comprobación de solvencia económica para los jubilados ricos que reciben beneficios, pero el sistema de apoyo a incapacitados está en un estado mucho peor y no parece haber soluciones fáciles.

Los fideicomisarios que supervisan la Seguridad Social están exhortando al Congreso a que refuerce el sistema de apoyo a incapacitados mediante la reasignación de fondos del programa de jubilación, al igual que hicieron los legisladores en 1994. Eso, sin embargo, sólo proporcionaría un alivio a corto plazo, a costa de debilitar el programa de jubilación.

Las solicitudes de prestaciones por discapacidad aumentan durante los malos tiempos económicos porque muchas personas con ese problema son despedidas y no pueden hallar otro empleo.

Se espera que este año alrededor de 3,3 millones de estadounidenses soliciten apoyo federal por discapacidad. La cifra es 700.000 mayor que en 2008 y un millón más que hace una década.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino