Al menos 23 personas murieron y una treintena resultaron heridas tras precipitarse un autobús en el río Wani, en el este de Kenia, informa hoy el periódico keniano Sunday Nation.

La edición dominical del diario Daily Nation precisa que un minibús, en el que viajaban unos 50 miembros de una familia con motivo de una pedida de mano, cayó anoche al río Wani, en la localidad de Mbuini.

El jefe de área de la Policía de Kenia, David Kirui, explicó que el conductor del vehículo perdió el control y éste se precipitó a las aguas del río, lo que provocó la muerte de 23 pasajeros.

Al menos 34 personas resultaron heridas de gravedad y fueron trasladas al hospital del distrito de Machakos, a 64 kilómetros al sudeste de Nairobi, y al centro sanitario Kenyatta National, en la capital keniana.

Según uno de los supervivientes, el minibús, que sobrepasaba su capacidad de viajeros, circulaba a excesiva velocidad cuando chocó contra una roca en la carretera, tras lo cual se precipitó al río.

Residentes de la zona participaron en las tareas de salvamento debido a la escasez de medios, valiéndose de machetes para romper la chapa del vehículo y rescatar a los ocupantes, de acuerdo con la edición digital del Sunday Nation.