La campaña para las elecciones presidenciales y parlamentarias de noviembre en Nicaragua comenzó hoy entre críticas al Consejo Supremo Electoral (CSE) y protestas de la oposición que acusa a las autoridades de preparar un fraude.

Aun sin actos oficiales de apertura de campaña, los sandinistas, cuyo candidato a la Presidencia es el actual mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, que busca una polémica reelección, iniciaron de forma oficial su campaña con actividades proselitistas y "ferias" en los barrios de Managua.

En esas "ferias" participan representaciones de las instituciones del gabinete social para atender necesidades de la población, dijo a medios oficiales Enrique Beteta, dirigente sandinista en Managua.

En tanto, el opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que lleva como candidato a la Presidencia al exmandatario Arnoldo Alemán (1997-2002) celebrará mañana un acto masivo en el municipio de Matiguás, provincia de Matagalpa (norte) como parte del inicio de su campaña.

Por su lado, el candidato presidencial de la opositora alianza Partido Liberal Independiente (PLI), Fabio Gadea, que marcha en segundo lugar en la intención de voto, según las encuestas,sostendrá mañana un encuentro con miles de jóvenes en un hotel de Managua.

Además, aspiran a la Presidencia el diputado liberal disidente y exdirigente de la "Contra" Enrique Quiñónez por el partido Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y el académico Roger Guevara por una coalición de pequeños partidos encabezada por la Alianza por la República (APRE).

Ortega, que aspira a la reelección en medio de protestas de la oposición que denuncia la inconstitucionalidad de su candidatura, encabeza la intención de votos para las presidenciales, según las encuestas.

El actual gobernante aspira a continuar en el poder por cinco años más pese a que existe una norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata, que, sin embargo, fue declarada inaplicable por magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia.

La víspera del inicio de la campaña ha estado marcada por protestas de grupos juveniles opositores que acusan al titular del Poder Electoral, Roberto Rivas, de organizar de forma "fraudulenta" los comicios de noviembre y exigieron su renuncia.

También con críticas de la oposición y algunos organismos locales de observación electoral por el "reglamento de acompañamiento" que emitió la autoridad electoral el pasado martes.

Los magistrados resolvieron en esa norma que "los acompañantes al proceso electoral, tanto internacionales como nacionales, podrán movilizarse conforme las diferentes rutas que establecerá el Consejo Supremo Electoral".

Según sus críticos, esa disposición impedirá a los "acompañantes" realizar su trabajo libremente.

En esos comicios unos 3,3 millones de nicaragüenses, en su mayoría jóvenes de entre 16 y 35 años, elegirán para un período de cinco años -que iniciará el 10 de enero de 2012- al próximo presidente y vicepresidente, 90 diputados al Congreso y 20 al Parlacen.