El británico Andy Murray, cuarto favorito, regresó, casi un año después a una final de un Masters 1000, tras imponerse en la semifinal de Cincinnati al estadounidense Mardy Fish (6-3 y 7-6(8)).

El tenista escocés, que ganó su sexto título Masters 1000 en Canadá, en 2010, tardó dos horas y 18 minutos en derribar a su adversario, que dispuso de tres puntos de sets en el segundo parcial, para alargar el enfrentamiento.

Murray, que aspirará al decimoctavo título de su carrera, el segundo de este año tras el logrado en Queen's, en su tercera final del curso -perdió la del Abierto de Australia-, se mostró más firme en los momentos determinantes que su adversario, verdugo en cuartos de final del español Rafael Nadal.

Fish, que llegó al choque con catorce victorias en sus dieciséis últimos partidos y que había salido triunfal de sus tres últimos duelos contra Murray, no pudo prolongar su buena racha y alcanzar su quinta final de un Masters 1000, la segunda consecutiva tras la que perdió hace una semana contra Novak Djokovic en Canadá.

Murray disputará el título al ganador del choque entre el número uno del mundo, Djokovic, y el checo Tomas Berdych, octavo.