El grupo español Isolux Corsán anunció hoy su intención de trasladar la sede de su departamento de infraestructura a Brasil, en una reunión entre el presidente de su Consejo de Administración, Luis Delso Heras, y otros directores del grupo con la mandataria brasileña, Dilma Rousseff.

El presidente de Isolux Infrastructure, Joao Nogueira Batista, señaló a periodistas en la capital brasileña que Rousseff se mostró "sorprendida" por el anuncio y que agradeció el "coraje" del grupo español para invertir en el país.

Según Nogueira Batista, Isolux pretende invertir en Brasil hasta 2014 cerca de 5.000 millones de reales (unos 3.132 millones de dólares), principalmente para instalar la sede de su área de infraestructura, que actúa en la concesión de autopistas, energía solar y líneas de transmisión eléctrica.

Las inversiones en Brasil representan la mitad de la cuantía prevista para el resto de países en el mismo periodo.

India, México, Estados Unidos y la propia España fueron los otros países analizados por la compañía para establecer su sede principal en el área de infraestructura.

La sede administrativa funcionará en Sao Paulo y de acuerdo con el ejecutivo existe la posibilidad que abra su capital en el mercado de valores.

La empresa actúa en Brasil con la concesión de 680 kilómetros de la carretera BR-324, que comunica a Salvador, capital de Bahía (noroeste) con el vecino estado de Minas Gerais (sudeste) y pretende participar en la licitación para administrar la BR-101, también en Bahía.

Nogueira Batista indicó que Isolux espera actuar en el área de energía solar, pero lamentó que Brasil carezca de una ley específica para ese tipo de actividad,

En el campo de la energía solar, Isolux posee 42 centrales con una capacidad instalada de 168 megavatios en diferentes países de Europa, América Latina, India y Estados Unidos.

Isolux Corsán es un grupo especializado en la construcción y concesión de grandes infraestructuras en todo el mundo y cuenta con unos ingresos anuales de 3.240 millones de euros (unos 4.664 millones de dólares) y una cartera de negocio de 30.180 millones de euros (unos 43.444 millones de dólares) en cuatro continentes, según la compañía.

El grupo tiene 1.690 kilómetros de autopistas en concesión y construye y gestiona nueve infraestructuras viarias en Brasil, India, México y España.

En el área de energía, tiene 5.237 kilómetros de líneas de transmisión con concesiones en Brasil, India y Estados Unidos.