Un juez español ordenó el encarcelamiento de un miembro de un grupo ligado a al-Qaida, por considerar que hay pruebas suficientes de que intentó perpetrar un ataque terrorista envenenando el agua potable de un complejo turístico.

Fernando Grande Marlaska, juez de la Audiencia Nacional, envió el sábado a la cárcel a Abdelatif Aulad Chiba, acusándolo de pertenecer a un grupo terrorista y de asociación delictuosa para matar mediante acciones terroristas.

El marroquí de 37 años fue detenido el miércoles en la región meridional andaluza de la Línea de la Concepción, aledaña a Gibraltar. Es sospechoso de pertenecer a al-Qaida en el Magreb Islámico, grupo que opera en el norte de Africa.

El juez dijo que Chiba solicitó consejos en dos páginas islamistas de la internet sobre la manera de envenenar el sistema de agua potable y pidió ataques contra Estados Unidos y Europa.