El ministro chileno de Hacienda, Felipe Larraín, instó hoy a los líderes de todos los sectores del país "a actuar con unidad y responsabilidad" en las demandas frente al adverso panorama externo que enfrenta la economía chilena.

"Cuidemos lo que tenemos. La situación que enfrentamos en la economía mundial es compleja, complicada", advirtió el ministro Larraín al exponer este viernes en un seminario de inversiones "¿Quién es quién en la economía global?. Del riesgo a la oportunidad".

El jefe de las finanzas públicas chilenas destacó que Chile ha mantenido sus metas de crecimiento futuro y creación de empleo "a pesar de que enfrenta "una coyuntura externa más difícil", pero hizo hincapié en que: "todos tenemos responsabilidad de cuidar este sistema, no es responsabilidad sólo del Gobierno".

Larraín sostuvo que por muy legítimas que sean algunas solicitudes, como las planteadas por los estudiantes - que llevan tres meses de movilizaciones pidiendo una educación pública de calidad y gratuita - "las demandas exageradas e impacientes, donde se quiere todo y ahora, no son posibles de cumplir" para Chile ni para "ningún país".

El ministro de Hacienda chileno subrayó que se debe aprender de lo que esta pasando en el resto del mundo. "Seamos responsables, y entendamos que este es un problema de todos y que todos tenemos que contribuir a la solución".

Larraín agregó que el Gobierno que encabeza el presidente Sebastián Piñera está haciendo su parte, y reforzó su llamado "a los líderes empresariales, de los trabajadores, gremiales y de los estudiantes, a que también compartan esta responsabilidad porque el país es de todos".

El pasado 10 de agosto, un informe del BBVA elevó del 6,2 al 6,5 % su expectativa de crecimiento para Chile en 2011 y rebajó la previsión de inflación del 4,3 al 4,1 %.

Además, la entidad bancaria auguró que este año la tasa de desempleo se situará en el 7,3 %, ocho décimas por debajo del 8,1 % de 2010, aunque anticipó una moderación en la creación de puestos de trabajo en la segunda mitad del año.

En tanto, la entidad redujo su previsión de inflación del 4,3 al 4,1 %, aunque esta cifra se mantiene por encima de las proyecciones de los expertos consultados por el Banco Central chileno, que la sitúan en un 3,6 %.