En su tercera jornada en Madrid, el papa Benedicto XVI presidirá hoy una vigilia y confesará a varios jóvenes católicos en uno de los 200 confesionarios que durante estos días se han instalado en el popular parque del Retiro.

Esta será la primera ocasión en la que el santo padre confiese a sus fieles en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

La apretada agenda del pontífice lo llevará después hasta la catedral de La Almudena, donde oficiará una misa privada para seminaristas, al término de la cual mantendrá un encuentro con Mariano Rajoy, el líder del Partido Popular, el principal de la oposición en España.

Tras descansar, el papa se reunirá con el comité organizador de la JMJ y después visitará la Fundación Instituto San José, para conocer de cerca el trabajo que realiza con discapacitados, ancianos y enfermos terminales.

La jornada concluirá con una vigilia, que tendrá lugar en el aeródromo de Cuatro Vientos, escenario mañana de la misa de clausura de la JMJ, y donde pronunciara un discurso y comenzará la adoración eucarística.

Está previsto que los miles de participantes en la JMJ pasen la noche en Cuatro Vientos.