El gobierno ecuatoriano tiene previsto atender de inmediato a unos 60.000 discapacitados de 10 provincias del país, lo que incluye a personas con enfermedades graves, dijo el vicepresidente Lenín Moreno.

"Tenemos el firme propósito de que no quede ni una sola persona con discapacidad sin ser atendida plenamente en todos sus derechos, ese es un compromiso que debemos cumplirlo todos", dijo en la cadena radial sabatina del gobierno.

Moreno, que reemplaza temporalmente al presidente Rafael Correa debido a que este último está de vacaciones en Bélgica por 10 días, es el creador de una serie de programas de atención médica y económica enfocado a los discapacitados. El segundo mandatario está postrado en una silla de ruedas desde 1998, luego de ser herido de bala en un asalto.

Aseguró que se le brinda a los beneficiados "aparatos ortopédicos, insumos como camas, refrigeradoras, cocinas, baños adaptados para que las personas con discapacidad puedan realizar sus necesidades sin ninguna dificultad".

Añadió que para el 2012 el gobierno espera, a través de programas de inclusión social, que buena parte de los discapacitados tengan trabajo.