Costa Rica presentó hoy un plan de acción para mejorar las condiciones y agilizar el comercio a través del puesto de Peñas Blancas, en la frontera con Nicaragua, que incluye la remodelación de instalaciones y ampliación de la carretera.

La ministra de Comercio Exterior, Anabel González, explicó a Efe que el plan de modernización tiene por objetivo resolver "el desorden y el caos" imperante en la zona, donde a veces se dan filas de hasta 5 kilómetros de furgones cargados con mercadería esperando poder cruzar la línea limítrofe.

El plan, presentado este viernes y de inmediata aplicación, se ejecutará hasta inicios de 2012, e implica medidas inmediatas como aumentar en la cantidad de oficiales de tránsito para agilizar el paso de vehículos, la implementación del cobro electrónico para fumigación, y la ampliación de los horarios de atención hasta media noche.

Se construirán unas casetas de control anticipado para los furgones cuya mercadería cuente con la declaración de aduanas hecha en San José, y se remodelará el actual edificio de migración en la frontera, precisó González.

Además, se iniciará el diseño de un puesto fronterizo "modelo" que será la segunda etapa del proyecto.

El puesto de Peñas Blancas es el principal paso entre Costa Rica y Nicaragua, y según cifras oficiales, el año pasado se realizaron exportaciones por un valor superior a los 1,36 millones de dólares, e importaciones cercanas a 675 millones a través del mismo.

En promedio 400 unidades de transporte, 32 autobuses y 54 vehículos particulares cruzan por este punto diariamente, mientras que el tránsito anual de personas se ubica alrededor de 1,2 millones.