El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, de visita oficial en China, dejó Pekín para dirigirse a Chengdu, capital de la provincia occidental de Sichuan, afectada por el terremoto que en 2008 dejó más de 87.000 muertos y desaparecidos.

Durante su estancia en Sichuan, Biden estará acompañado por su homólogo chino, Xi Jinping, y juntos visitarán algunas de las zonas más afectadas por el desastre de hace tres años como la escuela Qingchengshan en Dujiangyan, reconstruida tras el seísmo.

Además, el vicepresidente estadounidense pronunciará una conferencia en la Universidad de Sichuan, en la que hablará sobre el estado de las relaciones entre el país asiático y el norteamericano.

Desde su llegada el pasado miércoles, Biden ha celebrado diversas reuniones con personalidades políticas como el presidente chino, Hu Jintao, o el primer ministro del país, Wen Jiabao, en las que se ha debatido, principalmente, acerca del estado de la economía estadounidense.

La importancia de estas conversaciones reside en el hecho de que China es el mayor acreedor de EEUU, al poseer 1,16 billones de dólares en bonos estadounidenses, que equivalen a la tercera parte de la reserva de divisas del país asiático, la mayor del mundo.

Tras su visita a Chengdu, que concluirá el lunes, el vicepresidente estadounidense partirá hacia Mongolia, donde estará hasta el miércoles y desde donde viajará hasta Japón, lugar en que concluirá su gira asiática.