Las muertes por una bacteria hospitalaria detectada en el principal centro de la Caja de Seguro Social (CSS) de Panamá aumentaron a 46, con el fallecimiento de otras dos personas en los últimos dos días, informó hoy una fuente de esa entidad sanitaria.

El director de Prestaciones Médicas de la CSS, Javier Díaz, dijo a periodistas que en los últimos dos días se registraron dos fallecimientos de pacientes que estaban infectados con la bacteria "Klebsiella Pneumoniae Carbapenemase" (KPC).

Díaz explicó que una de las víctimas mortales estaba en la lista de personas que habían salido positivas de KPC, mientras que la otra pertenecía al grupo de los pacientes cuyo caso se detectó después del 4 de agosto pasado, cuando se instaló la "mesa de situación" sobre la bacteria.

Según Díaz, desde que se detectó la bacteria hospitalaria en el Complejo de la Caja de Seguro Social, en diciembre de 2010, han resultado afectadas 86 personas de las cuales 46 han muerto.

El pasado jueves, el fiscal del Ministerio Público, Sofanor Espinosa, que investiga los expedientes clínicos de estas muertes, había dicho que los fallecimientos por esta causa eran 44.

La bacteria KPC, que es altamente resistente a los antibióticos y afecta en especial a personas con defensas muy débiles, fue localizada en la unidad de terapia intensiva del Complejo de la CSS, el principal del país y ubicado en la capital, señaló Díaz.

Sindicatos, docentes, médicos y organizaciones populares marcharon el pasado miércoles pacíficamente en Panamá en rechazo a la "negligencia" sanitaria y exigieron la destitución del director de la Caja del Seguro Social, Guillermo Saez Llorens, de todo su equipo de trabajo y del ministro de Salud, Franklin Vergara.

La crisis en el Seguro Social estalló en julio pasado debido a denuncias periodísticas y ha generado alarma en la población panameña, que ha dejado de acudir al Complejo Metropolitano.

Un equipo de expertos panameños y estadounidenses está encargado del diagnóstico de la situación y de las recomendaciones para su solución, entre ellas el traslado de pacientes del Complejo Metropolitano a otros hospitales y el saneamiento y remodelación de su unidad de terapia intensiva, ambas medias ya en marcha.