La amenaza de Al-Qaida en Irak de que realizará "100 ataques" en el país a mediados del mes del Ramadán será para vengar la muerte de Osama bin Laden a manos de un comando de la armada estadounidense en Pakistán en mayo.

La declaración fue emitida el viernes por la noche por el grupo terrorista en páginas integristas de la internet, e indicó que los ataques no solamente serán para vengar a bin laden sino a otros líderes de al-Qaida.

El lunes se cumplió la mitad del Ramadán.

Ese día, una ola de ataques insurgentes barrió Irak — desde la ciudad norteña de Mosul hasta el corazón de los chiíes en el sur. Por lo menos 70 personas murieron en ataques suicidas, bombas detonadas al pie de los caminos y tiroteos, la jornada más cruenta en Irak en lo que va de año.

Empero, Al-Qaida no se atribuyó explícitamente esos ataques en la declaración del viernes por la noche.