El atacante argentino Mauro Zárate abandonó la concentración de la Lazio al ser marginado del equipo que el jueves goleó 6-0 al Rabotnicki macedonio en el partido de ida por la fase preliminar de la Liga Europa.

La decisión habría sido tomada de común acuerdo con el club porque si hubiera jugado, se habrían reducido sus posibilidades para fichar por otro club al no poder disputar ese torneo continental con otra camiseta.

Sergio Zárate, hermano y representante del jugador, opinó que "el mercado no tiene nada que ver, la decisión fue del técnico Edy Reja".

"Mauro ama a la Lazio y le gustaría quedarse, pero por supuesto que no en estas condiciones", señaló en una declaración publicada el viernes por la Gazzetta dello Sport.

Reja dio a entender que juega quien trabaja: "En ataque tengo diversas alternativas, tengo tantos jugadores que han entrenado bien y que elegí para que jugaran".

De todos modos, precisó, "la decisión (sobre el futuro de Zárate) la debe tomar el club".

Reja había dicho el 5 de agosto que para el delantero argentino será "muy difícil tener oportunidades" de jugar debido a la llegada de nuevos delanteros al plantel.

"Sobre la salida de Zárate no puedo decir nada. Sin embargo, es muy difícil tener posibilidades con siete delanteros de punta en el plantel", señaló.

El entrenador se refirió a la llegada esta temporada al club de refuerzos como el francés Djibril Cissé, procedente de Panathinaikos de Grecia, y el alemán Miroslav Klose del Bayern Munich.

Zárate, de 24 años y ex jugador de Vélez Sarsfield, Birmingham City y Al Saad de Qatar, mantuvo en la temporada pasada varias polémicas con Reja, quien, inclusive, lo sancionó en una oportunidad sacándolo del primer equipo.

Al término del campeonato pasado, el presidente de la Lazio, Claudio Lotito, había dejado abierta la posibilidad de venderlo.

"No he recibido ninguna oferta, pero si llegan, las evaluaremos", expresó Lotito, quien nunca antes había mencionado la posibilidad de transferir al jugador por el que pagó 22 millones de euros (30 millones de dólares).

El delantero argentino realizó su mejor campeonato cuando llegó a la Lazio, en el 2008, al marcar 13 goles. Bajó a tres en el campeonato siguiente y anotó nueve en último. Tiene contrato hasta el 2014.