El gobierno del presidente Hugo Chávez afirmó el viernes que Estados Unidos ratifica "su linea permanente de agresión" contra Venezuela al catalogar a esta nación sudamericana como un estado que no coopera plenamente en la lucha contra el terrorismo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores a través de un comunicado "rechaza de la manera más contundente las acusaciones del Departamento de Estado de los Estados Unidos contra Venezuela", expresadas en el informe que emitió el jueves el Departamento de Estado sobre el terrorismo en el mundo.

Denunció que el informe está "plagado de afirmaciones falsas, preconceptos políticos y amenazas veladas"

"El gobierno de los Estados Unidos ratifica su línea permanente de agresión a los gobiernos independientes y soberanos como el venezolano, con la intención de imponer, mediante la intimidación, su política internacional de atropello y dominación", destacó el comunicado.

Agregó que el escrito que "Estados Unidos tiende a clasificar como terroristas o complacientes con el terrorismo a gobiernos y organizaciones políticas que no se doblegan ante sus intenciones imperiales de dominación mundial".

Venezuela no fue incluida en la lista de países que apoyan el terrorismo, pero el Departamento de Estado señaló que el gobierno venezolano no coopera plenamente sobre esa materia.

Asimismo, el gobierno de Washington expresó preocupación por el fortalecimiento continuo de las relaciones entre el gobierno de Chávez con Irán, ignorando las sanciones que le fueron impuestas a Teherán debido al temor de la comunidad internacional sobre su programa de energía nuclear.

Chávez ha condenado las sanciones internacionales contra Irán y sucesivamente ha formado acuerdos de cooperación en áreas como el petróleo y el gas, el comercio y la construcción.

En el informe el Departamento de Estado además manifestó su preocupación por "actividades de recaudación de fondos en Venezuela" para la milicia islámica Jezbolá, a la que Estados Unidos considera un grupo terrorista.

El gobierno de Chávez ha mantenido durante sus casi 12 años de mandato tirantes relaciones con Estados Unidos al que ha acusado de propiciar conspiraciones en Venezuela. El Departamento de Estado ha rechazado reiteradamente los señalamientos.

Chávez repetidamente ha rechazado las acusaciones de que él o su gobierno apoyen el terrorismo y en su lugar acusa a Estados Unidos de patrocinar el terrorismo y estimular conflictos armados en otros países.

"El gobierno de los Estados Unidos, al dar refugio y protección a un criminal internacional convicto por actos terroristas como Luis Posada Carriles, no tiene autoridad moral para pretender convertirse en 'juez planetario' en esta materia, por no mencionar en detalle prácticas ilegales como las 'operaciones encubiertas' fuera de su territorio o las masacres de civiles en sus numerosos frentes de guerra", indicó la cancillería.

Venezuela ratificó "su compromiso absoluto con la paz mundial y el respeto a la autodeterminación de los pueblos" y resaltó que "continuará desarrollando una política exterior soberana e independiente... estableciendo alianzas con los países de su escogencia".