Las fuerzas de seguridad sirias dispararon el viernes contra miles de manifestantes en varias ciudades y mataron a por lo menos 13 personas, un día después que Estados Unidos y sus aliados europeos exigieron la salida del presidente Bashar Assad, dijeron activistas.

Soldados, tanques y vehículos blindados de transporte de personal fueron movilizados en las ciudades agitadas, pese a que Assad aseguró al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que habían cesado las operaciones militares y policiales. Las enérgicas declaraciones del presidente estadounidense Barack Obama y líderes europeos no parecieron tener efecto inmediato.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Londres, y los Comités Locales de Coordinación, un grupo que documenta las protestas contra el régimen, dijeron que las manifestaciones tuvieron lugar en la capital Damasco, la ciudad de Homs, la provincia de Daraa, la ciudad costera de Latakia, Deir el-Zour y otras áreas.

El Observatorio dijo que cinco personas murieron en el pueblo de Ghabagheb en el sur, cinco en el pueblo cercano de Hirak, una en Homs y otra en Inkhil. Los Comités dijeron que 13 personas fallecieron en diferentes áreas, en su mayoría en el sur.

Era imposible verificar independientemente la cifra de muertos debido a que Siria ha prohibido la presencia de reporteros internacionales y ha restringido la cobertura de los medios locales.

También hubo una ola de arrestos el viernes.

Asimismo se produjeron protestas el jueves por la noche, como parte de una tendencia creciente de manifestaciones nocturnas cuando tiende a disminuir el número de efectivos de las fuerzas de seguridad. El Observatorio y los Comités dijeron que los tiroteos el jueves mataron a una persona en un suburbio de Damasco y que otra murió de sus heridas el viernes en la ciudad de Homs.

La televisión estatal siria dijo que pistoleros mataron a tiros a un policía e hirieron a cuatro en el suburbio damasquino de Harasta, mientras que cuatro policías resultaron heridos el viernes en Inkhil.

Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio, dijo que había un amplio despliegue de seguridad, incluso vehículos blindados de transporte de personal.

"He visto soldados caminar por las calles de la ciudad", afirmó una activista en Homs que pidió que no se revelase su nombre por temor a represalias del gobierno. "Pero no oigo disparos, y no creo que estén disparando".

Grupos defensores de los derechos humanos y testigos acusan a las fuerzas sirias de disparar contra manifestantes mayormente inermes y dicen que más de 1.800 civiles han muerto desde mediados de marzo.

______

Bassem Mroue está en http://twitter.com/bmroue