Para el presidente de la FIFA Joseph Blatter, Colombia pasó con notas excelentes el montaje del Mundial Sub20 y ahora está "preparada" para organizar el torneo cumbre del fútbol: la Copa del Mundo.

Blatter apuntó al año 2026 como la edición en la que Colombia podría embarcarse en el objetivo.

De visita para la clausura del Mundial Sub20, el dirigente suizo indicó que Colombia ha realizado un torneo "al nivel de las grandes competiciones de la FIFA".

"Podemos decir que Colombia está preparada para organizar la Copa del Mundo, pero debe esperar hasta 2026", dijo Blatter hablando en español en una rueda de prensa. Mencionó que los torneos de 2014 (Brasil), 2018 (Rusia) y 2022 (Qatar) ya tienen sus sedes y Colombia deberá esperar el siguiente proceso.

Añadió que esto es una "consolación" al recordar que el país tuvo que renunciar a ser la sede del Mundial de 1986 debido a falta de recursos.

Blatter destacó el nivel de organización, seguridad e infraestructura en el montaje del torneo, en el que el anfitrión está a punto de batir un récord de asistencia para esta competencia.

En la antesala de la final Brasil-Portugal y el duelo México-Francia por el tercer lugar, la asistencia a los ocho estadios del Sub20 colombiano asciende a 1.237.813 millones, un promedio de 24.765 por partido. Egipto 2009 registra el récord con 1.295.586 millones, 24.915 por partido.

Según Blatter, el Sub20 ha sido "una confirmación de la capacidad de organización de este país"

Rafael Salguero, el encargado de la FIFA para el torneo, señaló que "a la fecha este es el mejor Mundial de la historia".

El presidente de la federación local, Luis Bedoya, indicó que el país "demostró que tiene la capacidad de hacer cosas grandes".

Sobre el torneo, el segundo en importancia de la FIFA, Blatter resaltó el equilibrio que impera: "ya no hay selecciones débiles..., lo que evidencia el desarrollo del fútbol en los últimos 25 años en el mundo entero".

Blatter no descartó la posibilidad de que Colombia monte un Mundial femenino y en broma indicó que le vendría bien ser el primero en Sudamérica por ser un continente "macho".

También se refirió al uso que se le deben dar a los estadios que Colombia remozó para recibir el torneo y no puso cortapisas a que los mismos se empleen para otros deportes o actividades.

Bedoya dijo que el torneo deja un legado para la cultura del deporte en Colombia, donde la violencia ha plagado los torneos locales.

Un elemento vital en esto es que la FIFA ordenó el retiro de las mallas metálicas en las tribunas de los estadios colombianos y que se aguarda que la práctica se mantenga después de terminado el campeonato.

"Es lo que deja la cultura FIFA, que ese cambio sea parte del futuro en Colombia. Vimos que regresaron las familias a los estadios", dijo Bedoya.