La liga italiana pospuso las negociaciones con los futbolistas para evitar una huelga que afecte el inicio de la temporada de la Serie A porque demasiados presidentes de clubes se ausentaron el viernes de una reunión.

En cambio, la liga dijo que el presidente de la federación italiana de fútbol, Giancarlo Abete, atenderá el lunes el punto principal en la negociación del convenio laboral: una propuesta que le permitiría a los clubes obligar a los jugadores que ya no quieren a entrenarse por su cuenta o aceptar una transferencia.

El presidente de la Serie A, Maurizio Beretta, dijo que confía en pode evitar una huelga, como la que decretaron los futbolistas en la liga española y que obligó a suspender la primera fecha del fin de semana.

Los capitanes de los 20 clubes de la Serie A firmaron este mes un documento amenazando con una huelga si no se firma el convenio antes del comienzo de la temporada, pautado para el 27-28 de agosto.