Dos crías de quetzal, un ave en peligro de extinción cuyos esfuerzos de reproducción en cautiverio siempre resultaron infructuosos, han nacido en una granja silvestre del centro de México, informó el gobierno el viernes.

La Secretaría de Medio Ambiente dijo en un comunicado que los polluelos de quetzal nacieron hace seis semanas y están en un aviario en las afueras de la ciudad de México, donde veterinarios cuidan su dieta.

El gobierno de México ha emprendido una labor de conservación para cuidar y reproducir en cautiverio esta especie, considerada símbolo de Mesoamérica, y evitar su extinción.

Es el ave nacional y aparece en el escudo de la bandera de Guatemala.

La fase crítica de su crecimiento ya pasó, informó el aviario El Nido a la secretaría, aunque se sigue monitoreando de cerca su crecimiento.

El quetzal es un ave de tamaño mediano con plumaje verde radiante. El macho tiene plumas rojas en su pecho y las plumas de su cola son mucho más largas que la hembra.

Estos animales, que pueden crecer rapidamente, habitan las montañas de los estados sureños de Chiapas y Oaxaca, pero el gobierno de México reprodujo a estas dos crías cerca de la ciudad de México y estableció un convenio con el acuario de Dallas, Texas para reproducir a dos parejas en el extranjero.

Un zoológico de Chiapas y el aviario El Nido han sido los únicos sitios en México donde el gobierno ha podido reproducir el quetzal.

En Dallas, veterinarios aclimatan a dos parejas de quetzal que fueron trasladadas de México. Se prevé que puedan reproducirse en territorio estadounidense.

México también estableció un convenio con Guatemala para proteger el ecosistema de esta ave en la reserva de la biosfera El Triunfo en Chiapas. En 25 años de esfuerzos, se ha triplicado el número de estas aves. Existen tres quetzales por cada 16 hectáreas (40 acres).