El líder del grupo liberal en el Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt, criticó hoy la "incapacidad" de la UE para poner en marcha sanciones "eficaces" al régimen de Siria, y reiteró su petición de prohibir de manera inmediata las importaciones de petróleo de empresas sirias.

Verhofstadt reaccionó así en un comunicado a la declaración emitida ayer por la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, en la que pidió de manera específica por primera vez la salida del presidente sirio, Bachar al Asad, y anunció nuevas medidas restrictivas contra el Gobierno de ese país.

"Desde hace meses hemos exhortado en diferentes ocasiones a Ashton a demostrar coherencia y prohibir las importaciones de petróleo sirio", indicó, y aseguró que Estados Unidos ha ido más lejos que Europa al imponer sanciones al régimen sirio.

"Los Estados Unidos golpean más fuerte mientras que la UE vacila y reflexiona sobre qué medidas suplementarias tomar. Es totalmente inaceptable", apuntó.

Verhofstadt recordó que Siria está "a 10.000 kilómetros de Washington pero a sólo 500 de Chipre, un Estado miembro de la UE", y lamentó que la Unión "sea incapaz de presentar verdaderas medidas a fin de poner en marcha sanciones contundentes".

La alta representante europea declaró ayer en nombre de los Veintisiete que la represión que lleva a cabo el régimen sirio de las protestas ciudadanas es "intolerable", y afirmó que al Asad "ha perdido toda la legitimidad a los ojos del pueblo sirio y que es necesario que se vaya".

El mensaje europeo se sumó al del gobierno de Estados Unidos, que también se pronunció ayer en términos similares.

La UE confirmó asimismo su intención de seguir ampliando la lista de miembros del régimen sancionados y de aumentar la presión extendiendo las medidas restrictivas a otros ámbitos.

Por el momento, la Unión Europea ya ha aprobado cuatro paquetes de medidas contra Siria.