La legendaria "maleta mexicana" del estadounidense Robert Capa, que contiene los negativos que el célebre foto reportero tomó durante la guerra civil española, se ha convertido en uno de los grandes éxitos del festival de fotografía de Arles, en el sur de Francia, explicó hoy a Efe la organización.

"Es claramente una de las exposiciones más exitosas, todo el mundo habla de ella", destacó una portavoz del certamen, en referencia a la maleta que desapareció en 1939 con la huida de Capa de las tropas nazis y que permaneció oculta durante siete décadas.

En ella, los historiadores hallaron tres pequeñas cajas con material inédito: 4.500 negativos con los foto reportajes de Capa desde 1936 hasta los últimos meses del conflicto, junto con los del también fundador de la Agencia Magnum David Seymour y los de la fotógrafa Gerda Taro, fallecida en la batalla de la localidad madrileña de Brunete.

La batalla de Teruel, la del Segre, la movilización para la defensa de Barcelona en enero de 1939 o el éxodo hacia la frontera francesa ante el avance de los fascistas son algunos de los testimonios en blanco y negro que captó la Leica del célebre foto periodista.

De Seymour, conocido como "Chim", se rescató su conocida imagen de una mujer amamantando a un bebé en Extremadura, en 1936, o sus retratos de Dolores Ibárruri -la Pasionaria-, expuestas por primera vez el año pasado en el International Center of Photography (ICP) de Nueva York, a donde llegaron los 127 carretes después de su larga travesía.

Pareja sentimental de Capa y símbolo trágico de la guerra civil al morir aplastada por un tanque en 1937, también Gerda Taro participa ampliamente en el valioso fondo recuperado de la guerra civil, con los clichés del frente de Segovia o con sus últimas fotos en Brunete, donde murió a los 27 años.

Aún no dilucidada del todo, la historia de la maleta no ha dejado de intrigar a los investigadores. Según la versión del ICP, fue el ayudante de laboratorio de Capa quien trató de ponerla a buen recaudo ante la llegada de las tropas alemanas a París, en 1940, por lo que la escondió en una oficina diplomática mexicana en Francia.

Unos años después, el embajador de México durante el Gobierno de Vichy, el general Francisco Aguilar González, se hizo con la valija y la trasladó a su país, donde permaneció oculta hasta la muerte de Aguilar.

A pesar de que Capa, que murió en Indochina en 1954, no llegó a recuperar ese material, su hermano Cornell no dejó nunca de buscarlo, e incluso se llevó a cabo una excavación en Francia para tratar de dar con el mismo.

Con más de medio siglo a cuestas, la 42 edición de los encuentros fotográficos de Arles, que se clausurará el 18 de septiembre, ha servido para que, por primera vez, regresase a Europa el legado de los que son considerados como los fundadores de la fotografía de guerra moderna.