Ropa interior atrevida, disfraces para adultos, muñecas inflables y otros artículos eróticos figuran en la feria del sexo en el territorio chino de Macao, una muestra de que el creciente nivel de vida en China da lugar para este tipo de consumo.

La cuarta feria anual del sexo comenzó el viernes con multitud de empresas que muestran sus productos dirigidos a la creciente clase media china y los mercados asiáticos. El sector del erotismo intenta penetrar en China y los mercados de Asia ante la deteriorada situación económica y financiera de Estados Unidos y Europa.

Empero, existen otros mercados emergentes fuera de Asia con un gran potencial. Renata Bertacini llegó procedente de la ciudad brasileña de Sao Paulo a fin de adquirir productos para su boutique y su empresa de ventas por internet, Mimosexy.

"Vine para encontrar nuevos productos que pueda llevarme a Brasil, cosas nuevas que importar de China", agregó. Muchos de los productos son artículos que ya ofrece su empresa, aunque a mitad de precio que lo cobrado por el intermediario en Brasil, por lo que ahorra dinero comprando directamente a los productores.

Los organizadores de la feria dijeron que muchos chinos tienen ahora una mentalidad más abierta en torno a las relaciones sexuales, lo que aumentó la demanda de sus productos. Agregaron que piensan organizar ferias similares dentro de unos meses en otras partes del gigante asiático.

Los cálculos de la importancia del mercado erótico en China son casi inexistentes, aunque el diario estatal China Daily dijo en un reportaje el año pasado que el país produce el 70% de los juguetes eróticos del mundo, siendo el mayor productoro de ese rubro. El sector, con más de 1.000 fabricantes, suma unos 2.000 millones de dólares anuales en ventas.

"El nivel de vida en China ha aumentado y la gente desea ampliar su estilo de vida, por lo que el mercado necesita estos productos", dijo Bo Chen, sentado junto a una muestra de su principal producto, una muñeca inflable de tamaño real y anatómicamente correcta confeccionada con un tejido gomoso parecido a la piel, a la venta por 16.000 yuan (2.500 dólares).