El Gobierno español aprobó hoy nuevas medidas de ajuste con el objetivo declarado de reducir el déficit público este año, con el país inmerso en la grave crisis financiera internacional y del euro y acosado por la presión de los mercados.

El Consejo de Ministros acordó, entre otras, medidas para incentivar la compra de viviendas, para racionalizar el gasto farmacéutico y una reforma del impuesto de sociedades que pagan las grandes empresas, buscando ahorrar 5.000 millones de euros hasta finales de este año.

Una de las medidas estrella es la rebaja del 8 al 4 % del IVA para la adquisición de vivienda nueva en las operaciones que se realicen hasta el 31 de diciembre, según informó el portavoz del Gobierno, José Blanco.

En una conferencia de prensa posterior a la reunión del Gobierno, Blanco explicó que se trata de una medida "excepcional y temporal" que pretende dar salida al excedente de vivienda terminada que no se vende, además de contribuir a la creación de empleo en el sector.

"Reactivar el sector de la construcción" es uno de los fines que se buscan con esta reducción que estará vigente 4 meses y que, según explicó con ejemplos Blanco, supondrá "que una vivienda con un precio de 200.000 euros, el comprador se ahorre 8.000".

El estallido de la burbuja inmobiliaria en España a principios de la actual crisis provocó un fuerte impacto en el mercado laboral español, y un galopante desempleo que ha alcanzado cerca del 21 por ciento de la población activa, más del doble de la media europea, una cifra que alcanza el 45 por ciento entre los jóvenes.

El Gobierno también aprobó una reforma para reducir el gasto farmacéutico, por el que los médicos deberán prescribir los medicamentos por su principio activo y no por su marca comercial.

De esa manera, explicó el portavoz, el farmacéutico deberá dispensar el medicamento genérico más barato.

Las medidas aprobadas hoy incluyen también una modificación del impuesto de sociedades por el que se incrementan los pagos que las empresas adelantan a cuenta de dicha tasa, y que afectará a cerca de 4.000 de las mayores compañías.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, explicó que la medida sólo afecta al 0,5 por ciento de las empresas obligadas a declarar y se aplicará únicamente durante los ejercicios 2011, 2012 y 2013.

Con las nuevas medidas, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero busca ahorrar 5.000 millones de euros a las arcas públicas entre recaudación y reducción de gasto -hasta 20.000 con otras adoptadas en los últimos meses- apremiado por la presión de los mercados, que en las últimas semanas hizo subir la prima de riesgo española a niveles desconocidos desde la creación del euro.

El portavoz del Gobierno reconoció que "va a llevar tiempo reducir la tensión de los mercados porque el contexto internacional no es fácil".

La vicepresidenta Salgado afirmó que "desde el punto de vista del Gobierno no hay ninguna preocupación por los ingresos, aunque tener un margen adicional (de recaudación) proporciona seguridad y confianza".

El decreto-ley con las nuevas medidas anticrisis será presentado el próximo martes en un pleno extraordinario del Congreso de los Diputados (cámara baja del Parlamento), donde Rodríguez Zapatero solicitará al resto de los partidos su convalidación.

El principal partido de la oposición, el Partido Popular, a quien todas las encuestas dan como vencedor de las próximas elecciones generales anticipadas del 20 de noviembre, ya ha reaccionado criticando las medidas aprobadas y calificándolas de "parches", pero no ha adelantado su voto.