Más familias hispanas en Nueva York continúan perdido sus casas y otras corren riesgo de perderlas por los embargos hipotecarios al no poder pagar sus créditos afectados por la recesión y el aumento del desempleo.

El matrimonio dominicano de Christopher y Wendy Castro está haciendo esfuerzos desesperados para no perder su casa localizada en Brentwood, Long Island.

Wendy dijo a AOL Latino que el Chase -su banco- la engañó cuando en primera instancia aceptó hacer una modificación de la hipoteca, pero después le notificó que su casa estaba en proceso de embargo.

"Hemos pagado la hipoteca por casi 20 años pero debido a la mala economía el negocio de mi esposo decayó y nos atrasamos en los pagos. Le expusimos la situación al banco pero ellos no entienden razones y lo que hacen es quitarle la casa a la gente", dice visiblemente enojada Wendy.

Según Wendy, les falta 7 años aún para terminar de pagar la casa y considera que no se justifica la acción del banco.

"Ellos no ofrecen solución, nos discriminan. Lo único que quieren es hacer negocio sin importarles nuestro sacrificio de tantos años y tirarnos a la calle" reiteró Wendy.

La misma situación atraviesa la peruana Blanca Ramírez. Cuenta que en el 2006 financió su casa con un crédito de alto riesgo otorgado por CitiMortgage y que sus problemas empezaron a raíz de su divorcio.

"Como no podía pagar solicité una modificación de la hipoteca y ellos dijeron que lo harían, pero en medio de los trámites, el banco vendió la deuda a Mortgage Electronic Registration Systems (MERS) entidad que de inmediato inició una acción de embargo", explica Ramírez y agrega que "es evidente que hubo mala fe y engaño. Como hispanos ignoramos muchas cosas y ellos toman ventaja de eso".

Ramírez tiene su casa en Levittown, Long Island, trabaja para el servicio de correo y adicionalmente tiene otro empleo, sus padres viven con ella y también contribuyen para pagar la hipoteca, pero ya MERS no quiere recibir los pagos y continúa el trámite para ejecutar el embargo de la casa.

En general todos los que han perdido sus casas o están enfrentando el proceso de embargo han recibido el mismo patrón de prácticas abusivas por parte de las entidades crediticias y bancos.

Si bien la débil economía y la pérdida de empleos inciden, la crisis inmobiliaria fue generada por la concesión desmesurada de créditos de alto riesgo, en condiciones engañosas y otras prácticas inescrupulosas. El sistema explotó y el efecto devastador fue contra los desprevenidos que recibieron esas prestaciones para comprar sus casas.

Lo que se busca ahora es poder establecer responsabilidades y lograr alivio para las familias afectadas. En esa dirección apunta el Fiscal General de Nueva York Eric Schneiderman quien lidera una iniciativa junto a algunos fiscales del país que no quieren que los gigantes de Wall Street queden impunes.

En declaraciones para AOL Latino Schneiderman dijo: "Millones de personas han perdido sus casas por embargos o están llegando al punto de no retorno. En aras de la equidad y la justicia, es fundamental que ayudemos a los necesitados y determinemos quién debe rendir cuentas".

Agregó el Fiscal General que "su oficina está comprometida a realizar un análisis detallado de todas las posibles causas que nos llevaron a esta situación, y hacer todo lo posible para garantizar que nunca vuelva a suceder".

Un reciente estudio de la organización Comunidades de Nueva York para el Cambio reveló que los negros e hispanos constituyen el 32% de los propietarios de viviendas en Nueva York, pero el 56% de los que en entre diciembre de 2009 y diciembre de 2010 recibieron notificación de pre ejecución hipotecaria, teniendo un 175% de más probabilidades que la población general de los propietarios de viviendas de enfrentar un embargo.

De acuerdo con un reporte del Contralor Estatal, Thomas DiNapoli correspondiente al primer trimestre de 2011, la crisis de los embargos hipotecarios en la ciudad y en el estado de Nueva York fue menos severa que en otras partes del país, pero destaca que los condados de Brooklyn, Queens y el Bronx fueron especialmente afectados.

El mismo estudio reveló que en los condados de Suffolk y Nassau de Long Island fueron el primero y segundo con las mayores tasas de ejecuciones hipotecarias en el estado de Nueva York durante el primer trimestre de este año. Desde el 2006 hasta el 2010 por ejemplo Suffolk registró 30.552 y Nassau un total de 22.376 ejecuciones hipotecarias.

En estados con importante presencia de inmigrantes como Arizona, Nevada, California, Florida, Nueva Jersey y Nueva York la crisis hipotecaria golpeó con más fuerza y las minorías negra e hispana tienen más probabilidades de enfrentar un embargo, según un informe del Centro de Investigaciones Pew.

AOL NOTICIAS 

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino