Un ataque coordinado con dos explosiones suicidas contra un complejo de edificios británico en Kabul, la capital afgana y un tiroteo que duró cinco horas entre elementos de seguridad afganos y agresores que entraron al complejo mataron el viernes a por lo menos a 10 personas, dijeron las autoridades afganas.

El atentado contra el Consejo Británico ocurrió el viernes, el día en que los afganos celebraban el Día de la Independencia, que marca la fecha en que el país obtuvo su independencia total de Gran Bretaña en 1919.

Un vocero del Talibán, Zabiulá Muyajid, adjudicó la responsabilidad de los atentados al grupo insurgente.

Entre los muertos había ocho policías afganos, un guardia de seguridad cuya nacionalidad no se dio a conocer de inmediato y un empleado municipal afgano, de acuerdo con las declaraciones del funcionario policial Faruk Asas.

Dos de los cuatro heridos por las explosiones no eran afganos, agregó Asas.

Los atentados iniciaron cuando un atacante suicida detonó un auto cargado con explosivos afuera del Consejo Británico al oeste de Kabul mientras que otro atacante suicida atacó el interior del complejo, de acuerdo con la policía afgana.

Fuerzas de seguridad afganas fueron enviadas al lugar del atentado más tarde e indicaron que sostuvieron un tiroteo con al menos otros tres insurgentes que lograron ingresar al complejo y se parapetaron en un lugar fortificado del complejo desde donde atacaron con fusiles de asalto y granadas impulsadas por cohetes.

Un policía afgano llamado Azizulá afirmó que los insurgentes les arrebataron armas y municiones a los guardias del complejo. Los afganos normalmente se manejan con un solo nombre.

En Londres, la Oficina del Exterior de Gran Bretaña confirmó que todos los ciudadanos británicos estaban a salvo tras el ataque contra el Consejo Británico.

Las autoridades británicas no dijeron si alguien de su personal se encontraba dentro del edificio al momento del ataque. En un momento durante el incidente, la policía afgana trasladó a un hombre con un distintivo con la bandera británica en el hombro fuera del lugar en una camilla.

El tiroteo se extendió más de cinco horas después de las primeras explosiones.

Asas, el oficial de la policía de Kabul, dijo que llegó a contar a cinco agresores suicidas. El primero detonó un auto cargado con explosivos afuera del complejo, otro provocó otra explosión al interior del complejo mientras que al menos otros tres entraron al complejo a pie.

Las ambulancias y por lo menos un helicóptero trasladaron a los heridos al hospital.

La explosión despedazó las ventanas en un sector de medio kilómetro alrededor del complejo.

Soldados afganos encabezaron el ataque contra los insurgentes pero soldados de la OTAN estuvieron en el lugar pero en una labor de asesoría.

El complejo amurallado del Consejo Británico se ubica en un elegante vecindario residencial al oeste de Kabul y cuenta con dos edificios, uno de ellos de dos pisos y el otro es sólo de un piso.

El consejo se enfoca en ayudar a naciones en el extranjero con planes educativos y en programas para la construcción de la sociedad civil.

El enfrentamiento del viernes dañó dos escuelas secundarias y varios negocios de reparaciones de autos y de venta de refacciones de automóviles ubicados en las cercanías.

Pese a que la violencia sigue ardiendo en algunas partes de Afganistán, los atentados contra la capital afgana son relativamente poco comunes. En junio, 21 personas fallecieron en un hotel de Kabul, entre ellos nueve insurgentes, cuando extremistas que se enfrentaban a fuerzas de la OTAN y a soldados afganos combatieron durante cinco horas con disparos de granadas impulsadas con cohetes y con atentados explosivos suicidas.

___

El periodista de The Associated Press David Stringer en Londres contribuyó con este despacho.