Las autoridades sanitarias de República Dominicana reportaron el viernes 17 muertes por cólera registradas en las últimas semanas con lo que el número de víctimas mortales de la epidemia subió a 109.

El ministerio de Salud detalló que 7 personas murieron en los últimos días y las otras 10 perecieron en semanas anteriores, pero fue hasta ahora que los análisis de laboratorio confirmaron que los decesos fueron ocasionados por el cólera.

Cerca de la mitad de las muertes se han registrado en barrios marginales de la capital y la vecina provincia Santo Domingo, así como en Santiago, que es la segunda ciudad más importante del país, a 150 kilómetros al norte.

Desde que comenzó la epidemia en noviembre de 2010, unos 3.000 casos han sido confirmados mediante laboratorio de un total de 15.876 pacientes con síntomas.

El ministerio mostró en su reporte semanal estadísticas un descenso continuo de los casos de cólera desde finales de junio, luego de que en mayo se reportaron brotes de la enfermedad en varios barrios de Santo Domingo y otras provincias.

Sólo en dos semanas durante mayo, el número de casos comprobados de cólera se duplicó, de 750 a 1.500, por lo que las autoridades establecieron salas especiales para atender pacientes en algunos hospitales.

El primer caso de cólera en República Dominicana se registró en un inmigrante haitiano en noviembre pasado, luego de que un mes antes la epidemia había comenzado a propagarse en el vecino en Haití, donde ha provocado unas 5.900 muertes y ha afectado a unas 390.000 personas, según estadísticas de Naciones Unidas.

El cólera, que provoca severas diarreas y vómitos, se transmite a través del consumo de alimentos o bebidas contaminados con heces portadoras de la bacteria Vibrio cholerae.