Varios centenares de personas cortaron hoy el tráfico hacia el campo de la petrolera Pacific Rubiales Energy en la población colombiana de Puerto Gaitán para exigir a esta multinacional canadiense la contratación de mano de obra local, dijeron hoy fuentes sindicales del sector en Bogotá.

El paso permanece bloqueado a la altura del río Manacacías, a la afueras de Puerto Gaitán, en un tramo de la carretera que comunica a Puerto Gaitán con el área petrolera y a esta localidad con Villavicencio (centro) y el interior del país.

El secretario de Asuntos Organizativos en la Unión Sindical Obrera (USO, que agrupa a miles de trabajadores de la petrolera estatal Ecopetrol), Moisés Barón, precisó a Efe por teléfono que unas 800 personas están apostadas sobre el viaducto.

En principio, los lugareños solo impedían el paso de los autobuses que transportan trabajadores procedentes de fuera de la región, pero la intervención de una fuerza policial antidisturbios los llevó a interrumpir totalmente el tráfico, advirtió Barón.

El sindicalista dijo que el bloqueo deja inmovilizados a camiones cisterna, vehículos de la multinacional y de sus firmas contratistas, y autos particulares.

"Le decimos al Gobierno y a la fuerza pública que a este problema no se le puede dar un tratamiento militar", expresó Barón.

La protesta hace parte de un movimiento que se desató el pasado julio para exigir a la trasnacional operadora del campo y a sus contratistas mejores condiciones laborales y salariales, y el enganche de mano de obra local.

Barón observó que en el campo de Rubiales trabajan unas 12.000 personas, que del 80 al 85 por ciento proceden de regiones diferentes de la del Meta, departamento al que pertenece Puerto Gaitán.

Del total de personal del campo, 1.533 son trabajadores directos de Pacific Rubiales, agregó el sindicalista, y precisó que los demás son empleados por firmas contratistas y subcontratistas de la multinacional.

Según indicó el sindicalista, Puerto Gaitán tiene unos 25.000 habitantes y una población flotante de alrededor de 7.000 personas que se desplazaron hasta allí atraídas por el campo petrolero.

Los desórdenes del mes pasado, que dejaron cuantiosos daños con el incendio de vehículos y otros bienes, fueron superadas mediante un acuerdo de las partes implicadas en el que medió el vicepresidente del país, el exministro y exsindicalista Angelino Garzón.

Sin embargo, Barón sostuvo que un compromiso adquirido por el Gobierno el pasado 3 de agosto sobre la convocatoria de mesas de trabajo temáticas para solucionar la crisis no se ha cumplido.

El de Rubiales, con una producción de 177.00 barriles diarios, es el principal campo petrolero de la actualidad en Colombia.