Las bolsas de valores de todo el mundo volvieron a desplomarse el viernes ante los indicios de una posible recesión en Estados Unidos y los renovados temores por la salud financiera de los bancos europeos.

Sin embargo, pérdidas menores a las anticipadas en Wall Street ayudaron a los mercados en Europa a recuperar una gran parte de lo que retrocedieron durante la jornada.

El FTSE 100 británico cerró con una pérdida del 1%, en 5.040,76 puntos, mientras que el DAX de Alemania cayó 2,2%, a 5.480. El CAC-40 francés finalizó con un descenso del 1,9%, ubicándose en 3.016,99.

En la Bolsa de Valores de Nueva York, el promedio industrial Dow Jones cayó 172,93 puntos (1,6, a 10.817,65. En la semana perdió 4%. Desde el 21 de julio, justo antes de que el mercado iniciara su desplome, el Dow ha retrocedido 15%.

El índice Standard & Poor's 500 se contrajo 17,12 unidades (1,5, a 1.123,53, con una pérdida de 4,7% en la semana. El índice compuesto Nasdaq decreció 38,59 enteros (1,6%), a 2.341,84; descendió 6,6% en la semana.

La volatilidad bursátil de los últimos dos días ha opacado las esperanzas de que la segunda quincena de agosto sea tranquila. Normalmente este período suele transcurrir sin sobresaltos, al disminuir las transacciones hasta que los corredores en Estados Unidos regresan a laborar después del feriado del Día del Trabajo a principios de septiembre.

Desde hace varias semanas, los mercados financieros enfrentan los temores de que Estados Unidos esté por sumirse en una nueva recesión. Un sondeo desalentador de manufactura difundido el jueves por la Reserva Federal de Filadelfia azuzó esas preocupaciones.

Los temores también incluyen a Europa, después de que una reunión franco-germana anteriormente esta semana no logró convencer a los inversionistas de que está cerca una solución a la creciente crisis de deuda de algunos países de la eurozona. Los líderes prometieron que habrá mayor integración económica pero no hablaron de medidas concretas.

Los bancos de Europa también se han visto golpeados por las afirmaciones de la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy de que sus países están desarrollando un plan para cobrar impuestos sobre las transacciones financieras.

En los mercados de dinero, el euro registró un ascenso de 0,7% en 1,44 dólares, y el billete verde descendía 0,2%, en 76,47 yen.

Horas antes, los mercados asiáticos también sufrieron tras el gran descenso del jueves en Europa y Estados Unidos.

En Tokio, el índice Nikkei 225 bajó un 2,5% a 8.719,24 y en Hong Kong el Hang Seng retrocedió un 3,1% a 19.399,92.

En Seúl, el Kospi tuvo la peor actuación en Asia, con un descenso de un 6,2% a 1.744.88, su nivel más bajo en casi un año. La contracción de 115,70 puntos fue la tercera más importante del Kospi, aunque la proporción no se acercó ni de lejos al 12% que perdió el 12 de septiembre del 2011, según la bolsa de valores surcoreana.

El crudo de referencia West Texas Intermediate para entrega en septiembre descendió 12 centavos, a 82,26 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York, luego de subir incluso a 83,55 dólares. En el mercado ICE de Londres, el crudo Brent del Mar del Norte se incrementó 1,63 dólar, a 108,62 por barril.

___

Sarah DiLorenzo contribuyó desde París y Pamela Sampson desde Bangkok.