Una creencia reforzada de que el país se encamina a otra recesión provocó en el mercado bursátil la cuarta semana consecutiva de pérdidas.

Los principales indicadores fluctuaron durante buena parte del viernes, y el decremento se aceleró poco antes del cierre. Los inversionistas no quisieron correr el riesgo de quedarse con títulos si empeora la situación de deuda en Europa antes de que las operaciones se reanuden el lunes en Nueva York.

El promedio industrial Dow Jones cayó 172 puntos (1,6, a 10.817.

El Standard & Poor's 500 se contrajo 17 unidades (1,5, a 1.123. El índice compuesto Nasdaq decreció 38 enteros (1,6%), a 2.341.

Tres acciones bajaron por cada una que subió en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de operaciones se ubicó por encima del promedio, con 5.300 millones de títulos intercambiados.