El activista indio anti corrupción Anna Hazare inició el viernes una huelga de hambre de 15 días y una protesta masiva adoptando las tácticas del héroe de la liberación Mahatma Gandhi en busca de reformas en el gobierno.

Desafiando la lluvia torrencial, miles de seguidores saludaron a Hazare cuando llegó al recinto de la feria Ramlila horas después de salir de una prisión en Nueva Delhi para decir a los que vitoreaban "larga vida a la madre India" en medio de una lluvia de pétalos de rosas.

"La juventud de este país ha despertado, por eso un gran futuro para este país no está lejos", dijo a la multitud. "Los traidores que han robado a este país ya no serán tolerados".

El activista ha impulsado el enojo de la nación por la corrupción del gobierno y ha puesto a la defensiva al gobierno del primer ministro Manmohan Singh a pesar de que rechaza una pila de escándalos.

El activista, de 73 años y que viste de blanco, inició su ayuno el martes y dijo que ha perdido 3 kilos (6,5 libras). Hazare repetidamente invocó a Gandhi mientras buscó envolver sus demandas para una ley anti corrupción con el halo del reverenciado líder de la liberación.

"Esta es una nueva revolución. Esta es la nueva lucha por la libertad", dijo desde un escenario bajo una gran carpa. "Encendimos la llama de la revolución. No dejen que la llama se apague ahora".

La policía arrestó brevemente a Hazare el martes después de que declaró su intención de llevar a cabo una huelga de hambre en desafío a las restricciones para la manifestación. De cualquier forma comenzó su ayuno en prisión y luego se negó a irse cuando trataron de liberarlo demandando el derecho a organizar una gran manifestación pública.

Hazare es un chofer retirado del ejército que se volvió el activista social más destacado en su estado natal de Maharashtra en décadas recientes. Ha realizado varias huelgas de hambre para obligar al gobierno estatal a promulgar reformas y en al menos una ocasión lo obligó a capitular tomando un voto de silencio hasta que obtuvo lo que quiso.

Alcanzó relevancia nacional en abril cuando dejó de comer cuatro días para exigir al gobierno el borrador de una ley para un regulador contra la corrupción.