Los precios de las acciones cayeron el jueves en la Bolsa de Valores de Nueva York y en otros mercados del mundo ante desalentadores reportes sobre el desempleo y la inflación en Estados Unidos.

Las acciones fueron sólo una parte de un día dramático en los mercados financieros. El precio del petróleo cayó 5 dólares, el oro marcó otro récord máximo, el bono del Tesoro a 10 años alcanzó su menor rendimiento, y la tasa hipotecaria promedio cayó a su nivel más bajo en al menos 40 años.

En Europa las acciones de bancos descendían debido a la inquietud sobre el problema de deuda del continente. En Asia, la noticia de que las exportaciones japonesas disminuyeron por quinto mes consecutivo causó consternación.

Las economías de Estados Unidos y Europa están "peligrosamente próximas a una recesión", dijeron en un reporte economistas de Morgan Stanley. "No hace falta mucho más para inclinar la balanza".

El índice Dow Jones llegó a perder más de 500 puntos durante la jornada y cerró con un retroceso de 419,63 unidades (3,7% para ubicarse en 10.990,58, mientras que el Standard & Poor's 500 perdió 53,24 unidades (4,5%) para quedar en 1.140,65 y el tecnológico Nasdaq cayó 131,05 puntos (5,2%) para quedar en 2.380,43.

"Es otro caso de pánico en el mercado", opinó Gene Peroni Jr., gerente de portafolios en Advisors Asset Management. "Los inversionistas están reaccionando precipitadamente sin hacer preguntas".

Horas antes, el gobierno estadounidense había informado que aumentó el número de personas que pidieron subsidios por desempleo con respecto a la semana anterior, y que el índice de precios al consumidor aumentó 0,5% en julio comparado con un descenso de 0,2% el mes anterior. Además, Japón había informado que sus exportaciones bajaron 3,3% en julio comparado con el mes anterior.

La caída en Wall Street parece indicar un regreso de la volatilizad que ha caracterizado el mundo de las finanzas desde el 21 de julio. Las bolsas, sin embargo, habían estado relativamente tranquilas esta semana debido a una serie de buenos reportes corporativos.

Mucha gente vertió su dinero en bonos del Tesoro y oro.

El precio del oro alcanzó un nuevo máximo, casi 1.830 dólares por onza. El oro sigue estableciendo récords, pues algunos inversionistas buscan estabilidad y otros simplemente aprovechar la oportunidad.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cayó brevemente por debajo del 2% por primera vez, al alcanzar 1,98%, antes de subir a 2,07%. Los bajos rendimientos muestran que los inversionistas están dispuestos a aceptar un rendimiento menor de su dinero a cambio de seguridad.

Cuando los precios suben en momentos en que el mercado laboral luce débil, "se le hace más difícil a la Reserva Federal estimular la economía", dijo Jack Ablin, oficial de inversiones de Harris Private Bank. El banco central estadounidense ya ha asegurado que mantendrá las tasas de interés de corto plazo casi a cero hasta por lo menos hasta el 2013. Pero el riesgo de inflación le impedirá tomar medidas adicionales, como otra ronda de compra de bonos.

"Cada vez que la economía se engripaba, la Reserva Federal ha estado a su lado con una caja de pañuelos", dijo Ablin. "Esta vez la caja está vacía y tendremos que aguantarnos. Creo que podremos hacerlo, pero no es algo a lo que estamos acostumbrados".

Entretanto, cundían las preocupaciones sobre la deuda europea. Si cualquiera de esos países incurre en una mora de pagos, quedarían perjudicados los bancos europeos que poseen bonos de gobierno, además de bancos estadounidenses que han otorgado préstamos a instituciones europeas.

"Europa es la gran incógnita en el mercado, y nadie sabe qué ocurrirá ahora", sostuvo Scott Brown, economista jefe de Raymond James.

El jueves, las acciones más indicadores de un crecimiento económico fueron las que más resultaron afectadas. Las industriales en el S&P 500 perdieron 5,6%, las de tecnología 5,1% y las financieras 4,6%. Las de materias primas cayeron 5,5% y las energéticas descendieron 5,4%.

El precio del petróleo cayó 5,20 dólares a 82,38 dólares por barril después de que informes económicos despertaron entre los comisionistas temores de que la demanda de gasolina caería. Un estudio de esta semana encontró que los estadounidenses ya han recortado el consumo de gasolina por 21 semanas consecutivas.

Los mercados asiáticos fueron los primeros en descender. El japonés Nikkei 225 descendió 1,3%, mientras el surcoreano Kospi y el Sensex de la India perdían un poco más. Y después Europa aún más: 4,5% en el FTSE 100 de Gran Bretaña, que cerró a 5.092,23, y 5,8% en el DAX de Alemania, a 5.602,80. El CAC-40 francés retrocedió 5,5% a 3.076,04.

___

El corresponsal de la AP David K. Randall contribuyó para este despacho.