Las cinco principales universidades estatales de Georgia están examinando el estatus de inmigración de los estudiantes antes de inscribirlos en el próximo semestre.

Las revisiones forman parte de una nueva política adoptada por la Junta de Regentes el año pasado para asegurarse de que inmigrantes sin permiso para residir en el país no le quiten el puesto a ciudadanos y a los inmigrantes que sí cuentan con autorización de residencia.

La política prohíbe que cualquier universidad que haya rechazado a solicitantes académicamente calificados en los dos años previos acepte a inmigrantes que carecen de permiso para estar en Estados Unidos.

El diario The Atlanta Journal Constitution reportó que de los más de 10.000 estudiantes que recibieron aceptación preliminar uno se vio impedido de registrarse por problemas con su estatus de inmigración. Eso fue en la Universidad Estatal de Georgia.

Las otras cuatro universidades afectadas por la medida son Georgia Tech, la Universidad de Georgia, Georgia College & State University y la Universidad de Ciencias de la Salud de Georgia.

___

Información del: The Atlanta Journal-Constitution, http://www.ajc.com