El ejército turco confirmó el jueves que sus aviones atacaron posiciones de presuntos rebeldes kurdos durante operativos a través de la frontera del norte de Irak, además prometió seguir adelante con las "acciones" hasta que los rebeldes "queden inefectivos".

El ejército añadió que aviones turcos atacaron 60 objetivos en áreas cercanas a la frontera turca y en Mt Qandil, en la frontera entre Irán e Irak, en operativos efectuados el miércoles en la noche, donde se cree que se esconden los líderes del rebelde Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

La fuente agregó que los aviones militares tenían como blanco sólo bases rebeldes kurdas y mostraron la sensibilidad "necesaria" para no herir a civiles.

Medios de comunicación turcos y kurdos reportaron el miércoles que Turquía envió aviones al norte de Irak horas después de que ocho soldados y el guardia de una villa murieron en una emboscada por parte de guerrilleros que buscan autonomía en un camino cerca de la frontera con Irak. Las autoridades no confirmaron los operativos hasta el jueves.

Muchos guerrilleros del PKK se refugian en las montañas de la vecina Irak, cruzando la frontera para poder cometer asaltos y huir. El grupo es considerado organización terrorista por parte de la Unión Europea y Estados Unidos.

"Las fuerzas armadas turcas continuarán con acciones similares dentro y fuera de Turquía con determinación hasta que el norte de Irak se vuelva un área segura y habitable y que la organización separatista que lo utiliza como base para atacar Turquía se vuelva inefectivo", informó el ejército.

La fuente agregó que las fuerzas turcas también dispararon 168 rondas de fuego de artillería contra presuntos objetivos del PKK.

Cerca de 40 soldados turcos han muerto en ataques del PKK en julio. El primer ministro Recep Tayyip Erdogan ha insinuado un importante operativo contra los rebeldes, diciendo que a Turquía se le ha agotado la paciencia.