La cifra semanal de solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos aumentó en 9.000 y quedó la semana pasada en 408.000, informó hoy el Departamento de Trabajo.

El promedio de solicitudes en cuatro semanas, un indicador más claro de la tendencia, disminuyó en 3.500 y quedó en 402.500.

En la semana que terminó el 6 de agosto la cifra de personas que percibían el beneficio pagado por los estados subió en 7.000 y llegó a 3,7 millones.

Cuando han pasado más de dos años del fin de la peor recesión en Estados Unidos en casi ocho décadas, el mercado laboral sigue siendo endeble y el ritmo de contratación de trabajadores está lejos de contrarrestar los 8,5 millones de puestos de trabajo perdidos en la recesión.

Normalmente el subsidio por desempleo pagado por los estados cubre hasta 26 semanas pero desde 2008 y de cara a la recesión el Gobierno Federal ha extendido algunos programas de subsidio hasta 90 semanas.

La cifra de personas que han agotado los subsidios tradicionales y perciben ahora cheques del Gobierno federal bajó en 43.700 y se ubicó en 3,66 millones en la semana que terminó el 30 de julio.