El ministro de Agricultura de Brasil, Wagner Rossi, renunció hoy acosado por denuncias de corrupción, con lo cual se convierte en el cuarto miembro del gabinete de la presidenta Dilma Rousseff que abandona el cargo, informó su despacho.

En su carta de renuncia, Rossi argumenta que en los últimos 30 días ha "enfrentado diariamente una andanada de acusaciones falsas, sin cualquier prueba" de parte de la prensa, y que por petición de su familia, optó por dejar el cargo.